Miércoles
01 Junio 2005
Medio de opinión
Portada
León en zumo
Ojalá
Atractor León
El Púgil
En serio
Bang
Diario de a bordo
11/M
Agenda
Publicidad
DNI de Cazurra Bit
Hemeroteca

JUNIO 2005
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
NOTA: Las secciones 'Diario de a bordo', 'León en zumo' y 'Ojalá', se renuevan, los martes, miércoles, jueves y viernes. Las secciones 'En Serio', 'Atractor León', 'El Púgil' y 'Bang' se renuevan todos los martes.
FAVORITOS
El Catoblepas
Juan de Mariana

GEES
Daniel Pipes

Red Liberal
Libertad Digital
AVT
Basta Ya
Cato Institute
AEI
IEA
Junkscience
Reason
TCS
Marginal Revolution
Independent
Inst. para la Lib.
CNE

Bitácoras liberales
Desde el exilio
1812
Ajopringue
Anti-Izquierdismo
Areopagítica
Barcepundit
Batiburrillo
Bitácora de LD
El Blog Liberal
Boker Tov, Sefarad
El buque negro
Cajón de sastre
Carmelo Jordá
Cine y política
El ciudadano liberal
Cocaína intelectual
Contra la servid.
El Cristal Roto
Criterio
David Millán
Desde la caverna
Desde Sefarad
Deshacer el mundo
Diarios d. Estrellas
Erpayo
Escalas Atlánticas
Feyndem
Figaro's Blog
Freelance Corner
Haciendo amigos
El halcón liberal
Hispalibertas
La Hora de Todos
Humeando letras
Jorge Valín
Laissez-Faire
El Liberal, el Feo...
Liberal Fino
El Liberal Ultra...
El Liberal Vascong.
Libertad provisional
La mano invisible
Mierda en España
El negocio de la lib.
El Observador
Pistas
Polític. incorrecto
El Príncipe
El provocador lib.
Radicalmente lib.
El Rincón
El rincón de la lib.
Road to Freedom
El Salmantino
Sandwiches
Si Rajoy fuera lib.
Sobre la Red 2.0
La Taberna Liberal
Todo un hombre

Tomania
Yoz
Zumbador
Y LOS COLORES AL SISTEMA CIENTÍFICO ESPAÑOL
Antonio Brú le saca las cuentas al cáncer
Antonio Yuste • 01 Junio 2005
Símbolo del signo cáncer
LA SORPRENDENTE historia de Antonio Brú Espino pone en solfa el estaribel que tenemos los españoles organizado con la ciencia y la educación universitaria. La historia es sorprendente y aleccionadora. Anuncio que estamos ante un guión cinematográfico. Antonio Brú, a contracorriente de los intereses corporativos y de los valores dominantes en el mundo de la medicina y de la investigación farmacológica, ha conseguido superar las barreras corporativas nacionales e internacionales. Las nacionales las ha superado a fuerza de ignorarlas. No parece que exista más alternativa. Las segundas ha conseguido burlarlas con una estrategia científica desbordante y por sí misma apabullante. Lo seguro es que Antonio Brú Espino ha realizado una aportación revolucionaria al campo de la investigación científica en la lucha contra el cáncer. La más importante en décadas, cuestionando la estrategia de las terapias fundamentadas en la inmunodepresión o que debilitan el sistema inmunitario (radioterapias, quimioterapias... ).

--Antonio Brú
Antonio Brú, físico por la Complutense desde 1986, trabajaba en el CIEMAT, desde el año 1989, sobre teorías del transporte en medios desordenados, con aplicación al almacenamiento de residuos radioactivos de alta actividad. Se trataba de rodear los residuos con una capa de arcilla para evitar que el agua del macizo geológico pudiera llegar hasta el interior a través de alguna fisura y se contaminara. Antonio Brú estudiaba el comportamiento de los frentes arcillosos desde la geometría fractal y el análisis de escalas (Física estadística), para obtener algoritmos que explicaran el crecimiento de la hidratación en frentes rugosos. De dicho trabajo surgió la hipótesis de que era posible estudiar de manera semejante el crecimiento de los tumores cancerosos. ¿Sorprendente?. El único vínculo de Antonio Brú con el cáncer es el que obtuvo a partir del fallecimiento de su abuela hace once años. Se sorprendió entonces de lo poco que se sabía y de lo poco que se había avanzado en dicho campo.

La siguiente pregunta que Brú tuvo que responder es de grueso calibre, ¿qué hace un físico investigando sobre el cáncer?. En España la investigación multidisciplinar es cantinela que no hace oficio. ¿Era oncólogo, médico, farmacéutico, biólogo? Lo suyo era puro intrusismo y así fue considerado por toda la profesión médica, el propio Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la industria farmacéutica y demás. Al día de hoy todo son descalificaciones, dudas y recriminaciones. “De momento sólo sabemos lo que dice al autor que es matemático, no médico”, ha declarado el Jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), Eduardo Díaz Rubio. Antonio Brú Espino, es cierto, trabaja ahora como profesor asociado en el Departamento de Matemáticas Aplicadas de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Complutense de Madrid.

Lo cierto es que
Physical Review Letters publicó ya en noviembre de 1998 sus conclusiones sobre el crecimiento de los tumores, Super-rough dynamics on tumor growth, que tuvo alcance y resonancia mundial. Medios pertenecientes al Instituto Americano de Física así como The Lancet se hicieron eco del trabajo en el que Brú describía el algoritmo que expresaba el crecimiento tumoral. En mayo de 2001 la revista The Lancet Oncology dedicaba una página entera para informar de que el crecimiento tumoral, independientemente del órgano dañado y del ser vivo, crece y se desarrolla de igual manera, expresable por un algoritmo matemático. Conclusiones arrancadas después de un trabajo de campo sobre 16 líneas celulares diferentes in vitro y sobre 15 tipos de tumores in vivo. La oncología actual mantiene exactamente la teoría contraria, que cada tumor es un mundo, enfrentada a la tesis de Antonio Brú según la cual el crecimiento de todos los tumores es dinámicamente universal.

Su trabajo continuó con publicaciones en Biophysical Journal de noviembre de 2003, The Universal Dynamics of Tumor Growth, un nuevo artículo en
Physical Review Letters en Junio de 2004, Pinning of Tumoral Growth by Enhancement of the Immune Response, y en unos días aparecerán las conclusiones del último año de trabajo en el Journal of Clinical Research.

Pero, adivinen dónde y cuándo publicó por primera vez su descubrimiento. Pues sí, aquí en España, en su país, en el mes de septiembre del año 1997. ¿Ha oido Vd. hablar de ello?.

Repase los 'Proceedings of the VIII Reunión de Física Estadística, FISES '97', Anales de Física, Monografías RSEF Vol. X, pp.1-2 (1998). Non-Linear Dynamics in Tumoral Processes y otro artículo en el mismo número sobre Fractal Dimension and Temporal Evolutions of Neurons.

1997, señores. 1997. ¿Quién le ha apoyado desde entonces?.
Una nación dividida
Por Florentino Portero
"la angiogénesis no es la razón"
Antonio Brú y su equipo de colaboradores, su hermana Isabel Brú, en aquel entonces médico del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera y actualmente del Centro de Salud de la Seguridad Social La Estación, de Talavera de la Reina, y la doctora Isabel Fernaud, del Instituto Ramón y Cajal, llegaron a las siguientes conclusiones ya en 1997:
La mayoría de la actividad celular de los tumores se concentra en la banda externa de los mismos.
Se produce lo que denominamos difusión superficial en el borde del tumor, es decir, que las nuevas células provenientes de la división de una de las células del borde del tumor se mueven por él hasta que encuentran una posición cóncava en la que están rodeadas por un número mayor de células que en la posición en que se generaron.
El crecimiento de la colonia cancerosa es constante en el tiempo, excepto en una primera fase (cuando hay pocas células) en la cual el crecimiento, lógicamente, es exponencial.

Continuaron sus trabajos y descubrieron que el precepto en el que se fundamenta la oncología actual, la competencia de las células por los nutrientes, la angiogénesis, no era la razón profunda del crecimiento tumoral. Brú y su equipo descubrieron que el crecimiento del tumor se producía en los bordes y que las células competían entre sí buscando espacio, territorios nuevos más favorables a la división celular. Circunstancia que les permitió deducir que la acción del sistema inmunológico pudiera ser mecánica. Dedujeron que si lograban anular el mecanismo de expansión por el borde acabarían con el crecimiento del tumor. Así fue como descubrieron que los encargados de tal misión en el sistema inmunológico son los neutrófilos, lo que hace el organismo de manera natural y que deja de hacer cuando el sistema inmune se deprime o no es bueno.

En el año 2003 se unen al equipo los investigadores Sonia Albertos, del Servicio de Aparato Digestivo, José Luis Subiza, del Servicio de Inmunología, y José López García-Asenjo, del Servicio de Anatomía Patológica, todos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Y en el estudio que se publicará en breve, Fernando García-Hoz, del servicio Digestivo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Todos ellos del mundo de la medicina, no físicos, ni matemáticos.

Los recursos económicos para la ciencia y la investigación llegan en una proporción inquietante al que no los necesita y nada sabe hacer con ellos, excepto dilapidarlos
La comunidad médica no acepta de buen grado que la lucha contra el tumor pueda deberse a un efecto mecánico y no a que los neutrófilos liberen alguna citoquina u otra proteína. Sin embargo, lo que se ve en un tumor es un centro necrótico, una gran banda de células en estado quiescente —que no proliferan, que no se duplican, —una banda proliferativa y una banda de neutrófilos. Si los neutrófilos liberasen sustancias que directamente acabasen con las células tumorales entonces la imagen sería un núcleo proliferativo a resguardo de la sustancia liberada por los neutrófilos, una banda de necrosis y luego una banda de neutrófilos. El que sea justo al contrario, —explica Antonio Brú, —demuestra que no es un efecto directo de una célula sobre otra. No es una sustancia que llegue desde fuera: se trata de un fenómeno mecánico en superficie, de presión de los neutrófilos que impiden la expansión de las células tumorales hasta necrosar el tumor.

La estrategia de Antonio Brú para combatir el cáncer consiste en generar una neutrofilia y dejar que el sistema inmunológico haga su trabajo. Se trata de sustancias que actúan sobre la médula ósea provocando una mayor producción de toda la línea "blanca" de la sangre. Generando muchos más linfocitos, monolitos o macrófagos, basófilos, eosinófilos y, sobre todo, neutrófilos.

Por cierto, casi olvido decir que la estrategia recurrente de Antonio Brú durante diez años ha sido la de costear con su menguado sueldo toda su investigación.

Sabemos que el sistema educativo superior o universitario está en crisis por su baja rentabilidad académica y social. Cabe preguntarse si dicha crisis no contiene otra más profunda, una crisis dentro de otra crisis, precisamente la que nos habla de las disfunciones conceptuales y normativas que organizan saberes como se organiza una feria callejera, sin tino, sin norte y sin concierto. La interdisciplinariedad es algo más que una cantinela y detrás de muchas ciencias de cartón piedra anida mucho titiritero con cabra. ¿Y si estuviéramos confundiendo profesión y ciencia?. Confundiendo profesión, con más o menos habilidades y destrezas, y ciencia. Imagino que el trabajo de Antonio Brú necesitará ser contrastado con experiencias clínicas. Lo que de ningún modo puede ocurrir es que se le desaloje de la realidad por el impulso de todas las medianías que infectan la ciencia y el saber. Los recursos económicos para la ciencia y la investigación llegan en una proporción inquietante al que no los necesita y nada sabe hacer con ellos, excepto dilapidarlos. Mañana, día 2, más
.
-----Antonio Bru
MOSCA CAZURRERA. Antonio Bru. Antonio Bru, físico, lleva tiempo trabajando sobre el cáncer. Descubrió que una MBE lineal, una ecuación de crecimiento con ruido, expresaba con rigor el crecimiento tumoral. Su revolucionaria aportación, muy sólida desde el punto de vista científico, que induce una nueva estrategia terapeútica, constituye un auténtico reto para la comunidad médica y farmacéutica.
León en zumo
A por la prejubilación. Indigencia moral
Ojalá. JEAN-MICHEL BASQUIAT
Bang. Homeopatía
LA REVISTA British Medical Journal reportó que en un hospital de Inglaterra se llevó a cabo un estudio en el que se compararon los efectos de un tratamiento homeopático y de un placebo en pacientes con asma producida por alergia al polvo. Los resultados fueron claros: aunque ambos grupos de pacientes tuvieron comportamientos ligeramente distintos, ninguno de los dos mejoró significativamente.
El Púgil. Una nación dividida
NUESTRA tradición de enfrentamientos civiles puede hacernos pensar que estamos ante un fenómeno español. Sin embargo, esto no es así. Ni nuestra historia es tan singular ni lo es el creciente distanciamiento entre unos y otros en relación a la política exterior, de seguridad y de defensa. Estamos ante un proceso característico de Europa Occidental, de las sociedades europeas que no estuvieron bajo el control de la Unión Soviética. Estas últimas han vivido, han sufrido experiencias tan intensas en décadas pasadas que se mantienen más unidas en pos de metas comunes de independencia y libertad. Pero éste no es el caso de los que llevan más años disfrutando de la democracia.
Atractor. Llionesismo hispanofóbico
PRODUCE una fuerte conmoción ser de Léon y sentir que te quieren adscribir a una cosa que se llama Païs Llïonés. Es una sensación extraña y no exenta de violencia. Muchos hubieran podido sentirse cómodos en el País Leonés. Entre ser miembros del País Leonés, del Reino de León, de la Comunidad Autónoma de León o serlo del País Llïonés hay un océano que muy pocos pueden cruzar. Es un océano de similar tamaño al del PSOE e IU que nos proponen, en nuevo alarde hispanofóbico y cervanticida, atravesar un mar de aguas turbulentas para sumarnos a su petición de convertir el gallego en lengua cooficial en el Bierzo con el único propósito de proporcionar al PSOE de Galicia un tono nacionalista expansivo.
En serio. Educando sin educar
EL SISTEMA Educativo Español garantiza a todos el mismo fracaso. Es igualitario.



[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción. No es necesario citar la fuente.
Cazurra Bit se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?;
2) si te muerdes mucho la lengua te desangras; 3) el futuro nunca espera;
4) el País Cazur; 5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja