Viernes
18 Febrero 2005
Medio de opinión
Portada
León en zumo
Ojalá
Atractor León
El Púgil
En serio
Bang
Diario de a bordo
Agenda
Publicidad
DNI de Cazurra Bit
Hemeroteca

FEBRERO 2005
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28
NOTA: Las secciones 'Diario de a bordo', 'León en zumo' y 'Ojalá', se renuevan, los martes, miércoles, jueves y viernes. Las secciones 'En Serio', 'Atractor León', 'El Púgil' y 'Bang' se renuevan todos los martes.
GUERRA EN ESPAÑA
Se inician las hostilidades y habrá fiambres
Antonio Yuste • 18 Febrero 2005
Leslie Wilcox. Bosque Espectral
SE HA INICIADO en España la inexorable caída de las vacas sagradas. Las vacas sagradas constituyen el símbolo de todo lo que está vivo para el hindú medio. Matar a una vaca es como matar a su madre. En España, país religioso, la transición política creo sus propias vacas sagradas como símbolo de la nueva época histórica. A su paso todos se apartaban con actitud de respeto muy cercana al sometimiento y vasallaje. Un vasallaje elegido, voluntario, y a menudo febril y entusiasta. Al carajo, todo se ha ido al carajo. El halo de santidad que coronaba las testas de las mencionadas vacas sagradas se ha convertido en una vulgar luminaria de atracción de feria. Se acabó. Una época histórica se muere y de sus cenizas emergerá otra nueva.

Estamos hablando de las grandes siglas de los partidos, PSOE, PP, PNV, CiU, CC, BNG, ERC, EA, IU, de los grandes iconos de la prensa, PRISA, Godó, Zetá, Vocento, Recoletos, Unedisa, Antena 3, Tele5, los grandes filósofos de nuestro tiempo, Miguel Bosé, Miguel Ríos, Ramoncín, Gran Wayoming, Mercedes Milá o Sardá, Ministros, Grandes banqueros, qué más da, todos en el banquillo y todos discutidos y petardeados por dimes y digones, puestos en solfa y a caer de un burro y censurados. Se acabó la santidad del crucigrama que crearon las ideologías, cada cual sostiene su palo y ya es milagro si el mástil viene con vela. Es un sálvese quien pueda. Las vacas sagradas, los grandes nombres propios, las grandes siglas, que la solemnidad cegaba y a los que se ha venido rindiendo culto, han perdido la respetabilidad, están en entredicho se les discute, inspiran recelo y a más, están bajo vigilancia. Sus palabras y actos se escrutan con celo fiscal por si fueran constitutivas de delito. Ya nada es como era. Estamos asistiendo, señoras y señores, al fin de un era, al final de una época. Las grandes siglas partidarias que no sepan acomodarse al ritmo de los tiempos naufragarán.

Un ejemplo. La libertad de prensa es un derecho de los ciudadanos en su formato más clásico y antiguo. En la práctica ha venido siendo, a lo largo de todo el siglo XX, un suculento negocio para los intermediarios entre los periodistas, opinadores y lectores. Los grandes medios de comunicación de masas, se han ido convirtiendo en la verdadera opinión, la opinión que cuenta y desde la que se instrumenta y manipula el estado perceptivo de los ciudadanos. Han llegado a sustituir plenamente a la voluntad popular. Ellos han sido la voluntad popular. Y tal ha sido su éxito que la población aburrida de tanta sustitución le ha dado por el pitorreo. Su gran poder que hace años servía para poner y quitar gobiernos y que sirve ahora, para destruir, para desgastar y destruir rivales, se está desvencijando. En la era postmedia han perdido todo su atractivo, la antaña lozanía ha desaparecido y empiezan a formar parte del mobiliario de la historia.

Es la guerra del Fin de la Historia, es una guerra superadora de los viejos ideales. La Guerra del Fin de la Historia, es por los fierros y los euros, por la parrilla televisiva y la tarta publicitaria asociada. La Guerra del Fin de la Historia es la guerra del fin del comunismo, de todo tipo de utopías y de zumbas, chacotas o matracas alrededor de derechos y libertades para adentrarse en el campo de batalla a cara perro. Estamos asistiendo a una guerra financiera, sin cuartel, donde los unos se proclaman defensores de la pluralidad y los otros víctimas de la discrecionalidad del gobierno. Los hay que quieren ser aún más grandes, los que quieren hacerse grandes y los que temen hacerse más pequeños. La utopía de moda es forzar la mano del poder ejecutivo, judicial y legislativo.
La libertad de expresión es la gran excusa para sacar los titulares a la calle; para sobrevolar el espacio aéreo del rival con editoriales amenazantes e insidiosos; para poner goma 2 en las exclusivas; es la hora de los equipos de investigación pertrechados con las más modernas tecnologías para quebrar la voluntad de las formaciones políticas rebeldes o confusas; es la hora de hacer exhibición de armas secretas que puedan desestabilizar al enemigo, es literalmente, el Fin de la Historia y las buenos modales. Ya nadie se fía de nadie y nadie es confiable.

Se ha perdido la compostura, con los banqueros en el banquilla, cielo santo, lo peor de todo, la mayor desdicha para un país en el que todos llevan un rentista en el corazón. Ya nada es lo que era. Todo ha cambiado el horizonte es el paisaje de después de una batalla. España es un país que ejercita la alternancia en el poder haciendo volar por los aires la mitad de Renfe. Es un país que ve como sus editores se militarizan por una parrilla y donde sus habitantes hacen insurrecciones para cambiar el régimen cuando un armador ruso parte un barco de petróleo en sus costas. Tiene que ser ruso. Es la Ley de la selva. Ya nada es lo que era. España es un país que se levanta de manos para salvar Al Qaeda contra las acometidas de las pérfidas democracias y firmemente decidido, tal como se lo cuento, a aniquilar al Estado que les protege si ETA o Al Qaeda no dejan de matar. La culpa del crimen ya no la tiene el asesino. La nueva utopía social, es el aniquilacionismo, aniquilar las fuerzas que nos protege de ETA de Al Qaeda y de los asesinos. El mundo al revés.

Es la Guerra del Fin de la Historia, del fin de las siglas sagradas, del fin de la lucha de clases, del fin de la viejas utopías, del fin de la decencia, del fin del contrato social que hizo posible la transición. Ya nada es lo que era. El comunismo ha muerto, los regímenes putrefactos crecidos al amparo de la multiculturalidad no cuelan y las civilizaciones que asesinan mujeres se desvanecen. Necesitamos enhebrar un nuevo contrato social para la nueva época, una nueva época sin comunismo, sin frentepopulismos, sin chilabas y velo y con problemas reales que necesitan ser resueltos. Y sépanlo, tendremos que hacerlo sin editores, ellos están en su guerra loca por una parrilla analógica teórica y formalmente extinguida. Ya nada es lo que era. Los que habitualmente nos contaban las cosas han abandonado la coherencia, han enloquecido. Cuando toda España debiera está concentrada creando productoras de contenidos audiovisuales para alimentar la frondosa televisión digital que se avecina nuestros viejos dinosaurios han sacado sus ejércitos al campo de batalla para librar una batalla hace años librada por la tecnología. El martes, día 22, más.
MENSAJE INSTITUCIONAL DE CAZURRA BIT. Europa está dando mucho a los europeos, incluso lo que nadie pide: burocracia, disparate y mucho trinque. Nadie necesita una Europa franco-alemana, que a los susodichos les parece, respectivamente, insuficientemente gala o germana. Vd. decide.
MOSCA CAZURRERA. ¿Qué pasaría si acude a votar menos del 50% del censo electoral?. Lo correcto es considerar fallido el referéndum. ¿La abstención es consentimiento?. Nadie lo sabe.
León en zumo
Morirse de frente
A 250 por hora
León Air despega
Ojalá. BILL THOMPSON
Bang. El gran desperdicio
SIN EMBARGO, también tiene implicaciones bastante dudosas, que tienen que ver con la noción de “desperdicio”. Para poder hablar de desperdicio tendría que aceptarse que en el Universo hay lo que los expertos llaman una “intencionalidad”, es decir, un plan: implica que hay “alguien” que es responsable de lo que pasa.
El Púgil. Aspectos económicos del Tratado por el que se establece una Constitución para Europa
EL PREÁMBULO y la Parte I ya sugieren que el Tratado versa mucho más sobre el poder que sobre sus límites, aunque se exprese contradictoriamente, como cuando el Preámbulo alude a la “diversidad” pero también al intervencionista y uniformizador acquis communitaire: “garantizando la continuidad del acervo comunitario”. El Tratado procura desde su primer artículo dar la impresión de que la Unión no es más de lo que los estados europeos decidan atribuirle, que apenas “coordina” políticas estatales.
Atractor. Todos ante el espejo
TODO LO BUENO que ocurría en España, desde el punto de vista económico, venía de fuera: turismo, inversión extranjera y fondos estructurales. Han sido tiempos de holganza intelectual y dejar hacer. Todo consistía en escuchar propuestas y elegir las mejores. No necesitábamos pensar, formar decisiones y mucho menos asumirlas o correr riesgos. Todo consistía en no poder impedimentos al crecimiento económico que otros nos imponían.
En serio. No se admiten bromas
MALDITA burocracia. ¿Por qué la PAC no subvenciona los pedos en lugar de las alubias?, ¿para qué tanto rodeo?.


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción. No es necesario citar la fuente.
Cazurra Bit se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?;
2) si te muerdes mucho la lengua te desangras; 3) el futuro nunca espera;
4) el País Cazur; 5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja